DECALOGO: 10+1 PROPUESTAS DE LA JUVENTUD MADRILEÑA

 

El artículo 48
El artículo 48 de la Constitución española establece que «los poderes públicos promoverán las condiciones para la participación libre y eficaz de la juventud en el desarrollo político, social, económico y cultural». En la misma línea el artículo 26.1.24 de la Ley Orgánica 3/1983, de 25 de febrero, de Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid, establece que la misma tiene competencia exclusiva en materia de desarrollo de políticas de promoción integral de la juventud.

El Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid es un instrumento que facilita la coordinación del movimiento asociativo juvenil madrileño y constituye un cauce adecuado para articular la participación juvenil. No es una figura de nueva creación, cuenta con precedentes en nuestra región.

En definitiva, esta Ley supone la creación de un marco legal adecuado para hacer efectiva la participación juvenil.

Preámbulo de la ley 8/2017 de creación del CJCM

El Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid tiene encomendado desde el marco normativo que lo regula el promover la participación de la juventud y trasladar a las administraciones las opiniones, valoraciones, propuestas y aportaciones que desde las organizaciones juveniles regionales y los consejos locales de juventud se elaboran fruto del trabajo colectivo dentro de los procesos que el CJCM dispone para tal fin.

Son estas organizaciones juveniles regionales y consejos locales de juventud el mejor intérprete de la situación de la juventud madrileña, al constituir, quizá, la parte más activa de la misma, preocupándose del desarrollo de acciones y actividades sectoriales y generales desde las que perciben cómo viven, cómo trabajan, cómo participan, cómo se forman, cómo consumen, cómo disfrutan también las personas jóvenes madrileñas. Son la muestra más cualificada a la hora de trasladar una valoración de la situación.

El colectivo juvenil es, seguramente, uno de los sectores de la sociedad que más ha sufrido la crisis, que más heridas ha dejado por sanar. Tras los peores años de la crisis vemos como la precariedad laboral y la inestabilidad de nuestros contratos -cuando los tenemos- siguen dejando huella en una generación, faltan acciones concretas, duraderas y dotadas de recursos que actúen sobre esta situación.

El movimiento asociativo de la Comunidad de Madrid es sin duda, y así lo ha demostrado en los últimos años, uno de los más comprometidos y movilizados de España. Una vez más a través del órgano que construimos para tal fin damos un paso adelante. Y hacemos llegar a todos los partidos políticos las reivindicaciones y propuestas que las personas jóvenes reclamamos para poder vivir como ciudadanos/as plenos y plenas.

La vivienda y la necesidad de que se permita a las personas jóvenes acceder a ella de forma justa y proporcionada a sus oportunidades, el paro juvenil, el derecho a la participación, los hábitos de consumo de las personas jóvenes y la falta de formación y recursos en la lucha contra la violencia machista son factores que marcan de manera radical el desarrollo vital de la juventud. Estos han de ser los pilares de una legislación en materia de juventud que pasa por escuchar a las personas jóvenes, reconocerlas como ciudadanía plena y enfocar nuestras políticas teniendo presente a este colectivo.

En los últimos meses varias publicaciones han hecho públicos estudios que nos dicen que más de la mitad de las personas jóvenes no irán a participar en las elecciones que tenemos por delante. La falta de propuestas que solucionen de manera eficiente sus problemas es lo que alegan para tomar esta decisión. El sentimiento de no interpelación de los discursos, los programas, las propuestas… desde el CJCM asumimos esta falta de comunicación hacia las personas jóvenes y por ello también nos sentimos interpelados/ as y asumimos esa labor de intermediación.

Estas propuestas buscan poner los problemas y las propuestas de las personas jóvenes en el centro del tablero y discurso político. Estamos a punto de iniciar una campaña electoral que se tiene que dirigir a las personas jóvenes como ciudadanos/as plenos y plenas con necesidad y poner en el discurso la necesidad de hacer propuestas que solucionen sus problemas.

En pocos meses iniciaremos una legislatura y tenemos cuatro años para comprobar el resultado de nuestras propuestas y el compromiso real de quienes nos representan y gobiernan de contar con los y las jóvenes en la resolución de sus principales problemas.

El Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid, tal y como recoge su ley, velará por el cumplimiento de la legislación autonómica en materia de juventud, defendiendo los intereses de las personas jóvenes en nuestra región.

Por todo lo anterior desde el CJCM instamos a los grupos políticos que concurren a estas elecciones a comprometerse con las 10+1 propuestas que las entidades juveniles de la Comunidad de Madrid han acordado de cara a estos comicios.

 

1.Instamos a aplicar planes específicos de vivienda joven, recuperando para este uso vivienda pública ya existente o a través de la creación de nueva. Y a buscar en general mecanismos, que eviten el aumento del precio del alquiler en la Comunidad de Madrid. Consideramos imprescindible tomar acciones concretas en el mercado de la vivienda turística homogeneizando la legislación, así como a realizar una auditoría de las viviendas vacías en manos de la administración para gestionar de la manera más eficiente los recursos de la misma.


2. Reclamamos una legislación integral de las casas de apuestas, centros de juegos ya sean físicos u online. Es necesario recoger de manera clara limitaciones a la proliferación incontrolada de estos centros, su publicidad y control tanto de los centros físicos como de los espacios online. Consideramos además que la sensibilización, formación y, en definitiva, la defensa de las personas jóvenes han de estar así mismo recogidas en este marco normativo.


3. Instamos a la elaboración un reglamento común a todas las universidades y centros formativos de Formación Profesional, que asegure un contenido formativo de calidad y unas condiciones dignas en las prácticas curriculares incluidas en los planes de estudio. Acompañando esta medida dotando de mayores recursos y capacidad de acción a las unidades competentes en el control de estos convenios.

4.Exhortamos a la elaboración de un plan de choque contra la violencia machista entre las personas jóvenes. Los datos que nos alertan de la falta de sensibilización, el aumento de las denuncias y la falta de formación hace imprescindible el desarrollando de contenidos de educación afectivo sexual actualizada y adaptada a las realidades que vivimos, con perspectiva de género y en los que se pongan recursos económicos, materiales y personales en la lucha contra la violencia machista en el colectivo juvenil.


5.Reclamamos de la urgente necesidad de desarrollar planes de actuación integrales en la acogida de menores migrantes no acompañados/as. En los últimos meses hemos asistido a la manifestación clara de la necesidad de desarrollar una norma a la que se atengan todas las administraciones y que recoja de manera clara los protocolos de actuación de acogida, seguimiento durante la tutela de estas personas y posteriormente a esta tutela, asegurando materialmente que estas personas pueden desarrollarse de manera digna en nuestra región.


6.Instamos al desarrollo de una Ley de Participación en la Educación que dote de derechos, deberes, garantías y recursos a la participación educativa y a las organizaciones de la Comunidad Educativa que la canalizan. Consideramos imprescindible reconocer al Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid y al Consejo de FP como máximos órganos de participación y gobierno principalmente en los centros educativos. La sensibilización y la promoción de la participación estudiantil, y el reconocimiento de esta como pata fundamental de la formación, es la filosofía que debe basar el desarrollo de estas normas.

7.Exigimos el compromiso del desarrollo integral y claro de las leyes contra la LGTBIfobia y protección de las personas LGTBI+. Consideramos urgente erradicar los discursos de odio y discriminación hacia las personas LGTBI+, así como elaborar medidas concretas que ahonden en la formación y sensibilización de profesionales, funcionariado y con especial atención en la formación en los centros educativos.


8.Instamos al desarrollo de un plan de lucha contra el racismo y la xenofobia al amparo de la legislación vigente. Dicha legislación ha de considerar como pilar fundamental la reactivación de los espacios de participación asociativa y de deliberación de las medidas y planes, que se ejecuten para colectivos de personas migrantes, como el Foro Regional de Inmigración o el Observatorio contra el racismo y la xenofobia. Así mismo hemos de desarrollar al amparo del mandato de la ONU y el Parlamento Europeo medidas concretas en el marco del Decenio Internacional de las Personas Afrodescendientes.


9.Exigimos la urgente actualización de la Ley Madrileña de Juventud (LEMAJ) escuchando las propuestas de las organizaciones juveniles organizadas bajo el CJCM. Además, consideramos indispensable actualizar esta ley para que recoja más de 17 años de avance en las formas de participación. Además de recoger la creación de un Observatorio de Juventud, el cual ha de ser un espacio para compartir experiencias y buenas prácticas entre las personas que trabajan con juventud, con el fin de implementar mejores acciones para el colectivo juvenil en los distintos territorios.

10.Incidimos en la necesidad de promover hábitos de vida y de consumo saludable entre las personas jóvenes. Esto ha de ir más allá de campañas concretas de sensibilización, las cuales consideramos que han de desarrollarse especialmente en centros educativos, hemos de limitar la proliferación de máquinas con alimentos ultraprocesados, ultra-azucarados e insanos en los espacios públicos. La atención a los comedores de los centros educativos son focos en muchas ocasiones de promoción de hábitos de consumo y alimentación poco saludables. Instamos también a fomentar campañas de sensibilización específicamente dirigidas a la población joven con el fin de promover estos hábitos y evitar trastornos alimenticios.


+1.Incidimos en la necesidad de promover hábitos de vida y de consumo saludable entre las personas jóvenes. Esto ha de ir más allá de campañas concretas de sensibilización, las cuales consideramos que han de desarrollarse especialmente en centros educativos, hemos de limitar la proliferación de máquinas con alimentos ultraprocesados, ultra-azucarados e insanos en los espacios públicos. La atención a los comedores de los centros educativos son focos en muchas ocasiones de promoción de hábitos de consumo y alimentación poco saludables. Instamos también a fomentar campañas de sensibilización específicamente dirigidas a la población joven con el fin de promover estos hábitos y evitar trastornos alimenticios.