Hace tiempo que la Comunidad de Madrid dejó de ser un territorio al que le perteneciera una única cultura, religión o identidad étnica. Esta heterogeneidad identitaria hace que se tambaleen los preceptos sociales de lo que debe ser la ciudadanía madrileña, es decir, en la actualidad nos encontramos con multitud de formas de ser y estar en esta Comunidad Autónoma. Es precisamente esto último lo que el Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid va a entender como diversidad. Estamos inmersos en una sociedad plural y llena de matices que a menudo son invisibilizados por aquello que entendemos como “lo normal”, un pensamiento que se perpetua a través los mensajes trasmitidos por los grandes medios de masas o por la desaparición o poca representatividad de estos colectivos en el espacio público cotidiano.

Es de interés resaltar que la Comunidad de Madrid es un escenario adecuado para detectar estos incidentes debido a la alta diversidad manifestada en el territorio. Esta diversidad no se debe únicamente a que gran parte de la población es de origen extranjero, sino también a otros factores, como los distintos contextos sociales, culturales, económicos, religiosos, etc.; la juventud, o los comportamientos intolerantes que se producen de forma transversal a distintos colectivos. Más aún, según el Observatorio de Inmigración de la Comunidad Autónoma de Madrid, en 2018 un total de 893.276 personas eran de origen extranjero (casi treinta mil personas más que en el año anterior), suponiendo el 13,4% del total de la población de la Comunidad de Madrid. De esta manera, se convierte en la segunda comunidad autónoma con más población de origen extranjero residiendo en España (INE, 2017).

Según el Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia, dependiente del Ministerio del Interior, en 2016 se produjeron 1.272 incidentes de delitos de odio registrados en España, siendo la Comunidad de Madrid la segunda comunidad autónoma con más casos registrados en el territorio nacional, ascendiendo a 171 (OBERAXE, 2017). Además, el mayor número de incidentes se produjo en lo relacionado a “racismo y/o xenofobia”, suponiendo un total del 32,7% del total de hechos conocidos (Ministerio del Interior, 2017).

Durante los últimos años, se han desarrollado en la Comunidad de Madrid numerosos proyectos sociales orientados a un objetivo común: la integración de todos los colectivos que residen en la comunidad. Esto conlleva a que haya una percepción generalizada y que diferentes estudios sociales hablen de la existencia de integración, un hecho que no coincide con la realidad, pues estos colectivos siguen encontrándose con importantes dificultades en el ámbito académico, ocupan puestos de trabajo precarios y son recluidos en determinados barrios, además de tener que seguir enfrentándose diariamente a una serie de barreras sociales fundamentadas en prejuicios y estereotipos. Además, nos encontramos ante una ciudadanía que desconoce gran parte de estas realidades.

Por esta razón, desde el Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid solicitamos a las administraciones públicas competentes:

  • Planificación, financiación pública y desarrollo de proyectos sociales orientados a la sensibilización de la población en general de la Comunidad de Madrid en temas relacionados con la tolerancia, el respeto, la cohesión social, la diversidad cultural y contra toda forma de discriminación por cuestiones políticas, étnicas, culturales, religiosas, de procedencia, de identidad de género y/u orientación sexual.
  • Planificación, financiación pública y desarrollo de nuevos proyectos sociales destinados a jóvenes que sufren cualquier tipo de discriminación por razón de país de procedencia, etnia, cultura o religión, reconociendo el poder de cambio del entorno que tienen estas personas.
  • La creación de una red de entidades que, en coordinación con las administraciones públicas, defienda el derecho a la información y a la promoción de una línea de trabajo común donde se den a conocer los proyectos de índole pública o privada que se desarrollan y que estén orientados a las necesidades de personas migrantes, refugiadas, asiladas políticas, por cuestiones culturales, étnicas, religiosas, de identidad de género y/u orientación sexual.
  • Reforzar y desarrollar, en colaboración con la administración pública y con las diferentes entidades que componen el Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid el Foro Regional para la Inmigración de la Comunidad de Madrid y el Observatorio contra el Racismo y la Intolerancia de la Comunidad de Madrid.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar