Sobre Becas y ayudas

Avatar
Por CJCM

La situación socioeconómica de las familias de la comunidad de Madrid es muy diversa, encontrándonos con niveles de renta muy diferentes según el municipio, distrito o barrio en el que nos centremos. En este sentido, y a modo de ejemplo, la diferencia de renta media disponible entre la zona con menor renta, Puente de Vallecas con una renta media disponible en 2018 de 17.795€, y el de mayor renta, La Moraleja con una renta media disponible de 150.312€ para este mismo año, es de más de 130.000€. Por este motivo, es evidente que hay muchas familias que necesitan apoyo económico, becas y ayudas al estudio, para que sus miembros comiencen o continúen sus estudios (obligatorios o postobligatorios) con las mejores calificaciones posibles, independientemente de sus circunstancias socioeconómicas; sin verse obligados a dejarlos para trabajar a tiempo completo con el fin de contribuir económicamente en su unidad familiar.
Además, observamos que, desde la Comunidad de Madrid, las becas y ayudas al estudio se centran en los costes directos, como pueden ser la matrícula y/o materiales, encontrándonos con que los costes ocultos o indirectos, como el transporte y/o comidas, no se contemplan para personas jóvenes; las encontramos solo en Educación Primaria e Infantil, como es el caso de las becas destinadas a comedor y transporte. Asimismo, las personas jóvenes, en muchas ocasiones, nos encontramos ante la necesidad de trabajar y estudiar a la vez; llegando, en casos extremos, a abandonar los estudios para contribuir a la economía de nuestras familias, lo que se conoce como coste de oportunidad. Todo ello, contribuye a que las ayudas existentes no siempre sirvan para paliar las muy diversas situaciones socioeconómicas y personales de las familias de nuestra región.

Normalmente, contamos con becas a nivel estatal que tienen como objetivo resolver este problema y, además, sabemos que la Comunidad de Madrid cuenta también con becas de Excelencia para estudiantes de niveles postobligatorios. Pese a ello, destacamos una falta de ayudas y becas al estudio en los niveles en los que mayor incidencia de abandono escolar existe, la Educación Secundaria Obligatoria -situándose España 7 puntos porcentuales por encima de la media de la Unión Europea-. Pese a que a priori puede parecer que ser estudiante de E.S.O. no genera gastos, esto supone muchas veces desembolsos económicos importantes para las familias (costes ocultos y de oportunidad), encontrándonos que el 34% abandona prematuramente por motivos económicos, así como que entre un 22,2% y 25,7% se reduce la probabilidad de abandono escolar al recibir beca.

Etapa en la que, además, se deberían de fomentar las alternativas a ella, como la Formación Profesional Básica y Dual; que se debería incentivar a través de ayudas y becas que fomenten la profesionalización del estudiantado animándole a continuar sus estudios y mejorar su rendimiento académico por este tipo de vías alternativas a la más común y que se adaptan mucho mejor a sus necesidades e intereses.

Por otro lado, es una realidad que las familias con niveles socioeconómicos más bajos son también aquellas que menos acceso a la información tienen por muy diversos motivos (jornadas laborales muy largas, equipos informáticos obsoletos, alfabetización digital muy baja, etc.). Pues, la realidad nos muestra que hay una gran parte de la población que no accede a dichas becas y ayudas por desconocimiento; sin olvidarnos de un porcentaje, menor pero igualmente importante, que no solicitan estas ayudas por falta de accesibilidad, bien porque no posee los medios ni utiliza los que se ofrecen en bibliotecas y mediatecas públicas o bien porque estos trámites están únicamente en castellano; cuando una gran parte de la población que necesita estas ayudas no se maneja en esta lengua.

Así mismo, encontramos que las actuales ayudas que se ofrecen a nivel estatal no llegan a todas las familias, pues muchas se quedan sin acceso por diversos motivos. Es el caso del Programa ACCEDE, impulsado por la Comunidad de Madrid, cuyo peso de coordinación y gestión recae sobre los centros educativos, los cuales deben generar un banco de libros de texto y materiales didácticos no fungibles para ceder a aquel alumnado que lo necesite, con la condición de devolverlo en perfecto estado. reconocemos que es útil medioambientalmente hablando, pero insuficiente de cara a cubrir las necesidades de las familias ya que no se cubre con la adquisición de material fungible y no reutilizable (costes ocultos), igual de necesario para el aprendizaje. Esta situación es también inasumible para el pequeño comercio, que sufre una fuerte desventaja con respecto a grandes empresas con las que sí existen preacuerdos para facilitar el acceso al material. En esta línea, destacar nuestro apoyo al Gremio de Libreros de Madrid.

Todo ello, sumado a la problemática de la situación actual generada por la COVID-19, hace más necesario que nunca que la Comunidad de Madrid atienda las necesidades expuestas relativas a becas y ayudas al estudio y, para material escolar, transporte y otros gastos ocultos, al igual que ya ha hecho en Universidades con el Programa de Ayudas al estudio “Seguimos”.
Tampoco ayudan las exenciones fiscales propuestas por la Comunidad de Madrid para la eliminación de los intereses en los préstamos y créditos concedidos por entidades financieras para máster y otros postgrados, en centros públicos o privados. Este tipo de exenciones fiscales solo ayudan a una pequeña parte del alumnado y obliga a las personas jóvenes a endeudarse en cantidades que, en la mayoría de los casos, no se lo pueden permitir.

Por todo ello, desde el CJCM, exigimos a la Comunidad de Madrid, que siga trabajando para dar solución a esta problemática, y a que inste al Ministerio de Educación a que también lo haga, en las líneas de mejora que planteamos a continuación:

En primer lugar, fomentar la difusión y acceso a las becas y ayudas al estudio vigentes en la Comunidad de Madrid a las que pueden optar las personas jóvenes. Así como un punto de asesoría y de atención telefónica centrado en dar instrucciones para la solicitud de dichas ayudas, aclarar los plazos existentes para ello, facilitar el acompañamiento a la hora de solicitar la beca o ayuda para población que no accede a las TIC.

En segundo lugar, facilitar la accesibilidad a la convocatoria a través de la traducción de las convocatorias a otras lenguas en las que se comunican las familias residentes en nuestra comunidad. Con ello, garantizarían que, de verdad, todo el mundo puede acceder a estas ayudas y becas con la consiguiente mejora en la inclusión de estas personas en nuestro sistema educativo que esto conlleva. No se trataría solo de facilitarles el acceso al recurso sino hacerles también partícipes de nuestro sistema posibilitando que nadie se quede atrás.

En tercer lugar, creemos necesario que se utilice como baremo de ingresos el de dos años anteriores a la convocatoria, abriendo la posibilidad, dentro de esta misma, a acreditar un cambio de situación por parte de la persona solicitante, en caso de que afecte a las condiciones para percibir la beca y/o ayuda en el propio formulario de tramitación. También, asegurar la resolución de la solicitud y pago de parte de la administración de las cuantías antes de que den comienzo los estudios para combatir la inestabilidad a la que se enfrenta la población joven. Todo ello ligado a un incremento en el número de ayudas y becas al estudio y una ampliación a los centros de educación pública comprometidos con la mejora de la calidad y la excelencia; así como una mayor optimización de los recursos disponibles. Es necesario garantizar la equidad en el acceso a la educación y condiciones de estudio para fomentar la excelencia del estudiantado y la calidad de los centros en los que este se forma de manera más eficaz.

En cuarto lugar, con el fin de paliar el fracaso y abandono escolar, ampliar la convocatoria para F.P.B., E.S.O. y Bachillerato de todos los centros educativos fomentando así la motivación del estudiantado con becas y ayudas que apoyen su mejora en el rendimiento académico con el fin de asegurar que comienzan o continúan sus estudios en las mejores condiciones posibles, así como en el apoyo a todos los centros educativos para que aumenten la calidad garantizando tanto la mejora en las condiciones del estudiantado como su mejor desempeño en los diferentes ámbitos tanto obligatorios como postobligatorios.

En quinto lugar, consideramos necesario elaborar estudios sobre el acceso a la información relativa a becas y la repercusión y el conocimiento que existe sobre ellas entre la población joven, siendo el resultado de estos estudios de acceso público.

Por último, respecto al Programa ACCEDE, consideramos necesario asegurar que la población joven estudiante cuente con los libros de texto y el material necesario, fungible y no fungible, a través de una mejora del Programa, permitiendo a los centros educativos abastecerse en pequeñas librerías. También, instamos a la Comunidad de Madrid a crear un cheque libro para adquirir los materiales, analógicos y digitales, necesarios para el estudiantado. Finalmente, y puesto que el correcto funcionamiento de ACCEDE y el cheque libro que proponemos afecta a todas las familias de la región, proponemos que la gestión se haga directa e íntegramente desde la Comunidad de Madrid a partir del siguiente curso, incluyéndose ambos en los presupuestos de la Comunidad de Madrid y creando un sistema que permita recibir este cheque a todas aquellas familias que lo necesiten y no puedan beneficiarse de ayudas de este tipo a otros niveles administrativos.

El CJCM, por su parte, se compromete a dar difusión a las convocatorias que la Comunidad de Madrid y los Ministerios competentes publiquen tanto en sus páginas web como en el resto de sus Redes Sociales y otros formatos que nos faciliten para ayudar a la población joven a acceder a este tipo de recursos disponibles para garantizar el acceso al derecho a la educación e incentivar la motivación del estudiantado de nuestra región, haciendo seguimiento de la situación de las becas y ayudas al estudio y trabajando en coordinación con la juventud madrileña y las administraciones en pro de mejorar esta situación.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar